ORÁCULOS

Oracoli 007.jpg

“Conjura las preguntas que intentamos formular y contestar a lo largo de nuestra vida enfrentándonos a las puertas del misterio.”

Oráculos es un viaje a través de un laberinto diseñado para experimentar sensaciones que surgen de nuestros recuerdos arquetípicos. Los imaginarios se basan en las figuras y simbología de los arcanos mayores del Tarot. Olores, sombras, sonidos y sensaciones táctiles guían al viajero en su camino.

Oráculos conjura las preguntas que intentamos articular y responder a lo largo de nuestras vidas, enfrentándonos a las puertas del misterio. A través del juego, el viajero descubrirá con asombro esa voz interior que llega desde lejos. Una voz que no puede escucharse de otro modo.

Oráculos es una construcción teatralizada alrededor de 4 ejes, el Laberinto, la Alquimia, el Oráculos y la Fábula, con un elemento común entre ellos, la relación entra la pregunta y el misterio.


 

El Oráculo. “El sonido del agua dice lo que piensas”. Al inicio, el espectador-viajero es invitado a pensar en una pregunta. A partir de ahí, iniciará un viaje para darle respuesta en las encrucijadas del laberinto en pos de su propio arcano.
 

La Fábula. “La mejor forma de encontrarse es perderse”. En Oráculos se formula la pregunta para las respuestas que buscamos y se enfrenta el Misterio.

La Alquimia. “El viajero hace el camino, pero el camino hace al viajero”. Este viaje permite al viajero realizar un juego de transformación. De perder y encontrar, de preguntar y descubrir. Empieza el viaje como uno y lo acaba siendo otro. El proceso alquímico de transformación del trigo en pan guiará a los viajeros en su camino.

El Laberinto. Oráculos está diseñado como un viaje unipersonal a través de un espacio laberíntico diseñado para experimentar sensaciones que surgen de recuerdos arquetípicos. Un viaje a través de un espacio donde la curiosidad, la sorpresa y el azar se encuentran en medio del silencio, los olores, la oscuridad, la soledad y las sensaciones táctiles que van ayudando al viajero en su camino.

El Oráculo. “El sonido del agua dice lo que piensas”.  Al inicio, el espectador-viajero es invitado a pensar en una pregunta. A partir de ahí, iniciará un viaje para darle respuesta en las encrucijadas del laberinto en pos de su propio arcano.